El piloto Robert Wickens salió volando por el aire tras un contacto con Ryan Hunter-Reay en las primeras vueltas de la Pocono 500.