En uno de los reinicios finales de la nueva carrera de NASCAR en el circuito del óvalo de Charlotte (llamado Roval), Brad Keselowski se pasó en la frenada y generó un enorme accidente.