Un día histórico para la piloto bogotana, para Colombia y para el automovilismo de Latinoamérica: con una prueba de aproximadamente 100 kilómetros, Tatiana Calderón se convirtió en la primera mujer de nuestro continente en probar un auto de la F1.