El bogotano se la jugó a competir en EE.UU. este año, y junto a un equipo de ingeniería colombiano se llevó el título del campeonato NASA Southeast.

La última fecha de la temporada del colombiano fue en el circuito de Road Atlanta -donde se realiza anualmente la importante Petit Le Mans-. Y el fin de semana tuvo una enorme cuota de drama, que finalizó positivamente gracias a los ‘ahorros’ que acumuló durante el año Castillo.

El campeonato se disputaba contra el estadounidense Jim Pantas, quien tuvo problemas durante el fin de semana y no pudo arrancar la competencia. Todo apuntaba a un triunfo cómodo, pero problemas con el auto titular de Castillo durante las prácticas del viernes obligó a cambiar al auto de repuesto para tomar la partida y sumar los puntos mínimos que otorga el serial por tomar partida en la competencia.

Nicolás y su equipo no pudieron finalizar la última carrera del año, pero junto al campeonato de la categoría Super Unlimited eso pasó a un segundo plano.

“Tuvimos problemas con el auto y no supimos que pasó, tuve que correr con el auto de mi compañero hans, decidimos todos como equipo que lo mas sensato viendo las condiciones de la pista era abandonar tras tomar la arrancada. Sólo necesitábamos puntuar por encima de Jim para ganar el campeonato y él no tomó la largada, por lo que solo debíamos dar una vuelta y marcar los puntos”.

“Todavia estoy en shock, cumplimos el sueño de ser campeones en el exterior, ha sido una temporada para recordar” comentó el piloto colombiano.

Este triunfo es, además, un logro notable para la ingeniería y preparación colombiana, puesto que el auto de Nicolás Castillo es un prototipo de fabricación 100% colombiana, obra de su padre Javier Castillo. El Niko Salamandra 3, que ya había ganado muchas competencias en el campeonato CNA, ahora se ha graduado como ganador en el exterior.