En una jornada llena de emociones y drama, la Indy 500 2019 cerró su grilla de 33 pilotos, con lecciones para todos los involucrados: para los favoritos a ganar la carrera, para los equipos más poderosos y para aquellos que creen en el trabajo duro y la resiliencia.