A bordo del Honda RA272 de 1965, el piloto holandés probó uno de los autos legendarios de la Fórmula 1 en el centro de pruebas de Honda, previo al Gran Premio de Japón en Suzuka.