El equipo Red Bull Racing viajó hasta Rusia a realizar un experimento: ¿cómo se haría una detención en pits bajo un ambiente de ‘gravedad cero’? El resultado fue impresionante.