Foto: LAT Images / Mercedes AMG F1 Team Media

En los primeros tests de pretemporada, la Fórmula 1 tuvo un término inesperado que llegó al léxico de equipos, pilotos, periodistas y seguidores. Aquí te explicamos en qué consiste el DAS.

Lewis Hamilton y Valtteri Bottas completaron casi 500 vueltas durante los tres primeros días de entrenamientos, quedándose con los mejores registros de vuelta y mostrando a un Mercedes AMG W11 con un ya habitual rendimiento superior en la grilla de la F1. Pero este año el protagonismo estuvo centrado más en el auto que en las manos de sus pilotos.

Se trata de una sigla: DAS. Este término, acuñado por el equipo alemámn, se trata de un sistema de dirección de sus autos W11 que permite un control multi-dimensional del volante y que influye en el comportamiento de los neumáticos y la suspensión delantera del auto. Su sigla viene del término en inglés del desarrollo: Dual-Axis Steering, que en español significa “volante de doble eje”.

De acuerdo con información anunciada ante la prensa por James Allison, uno de los responsables técnicos del equipo Mercedes AMG, fue un proceso de desarrollo que inició a mediados de 2019, y del cual las autoridades de la categoría siempre estuvieron informados:

Esto no es noticia para la FIA, es algo de lo que les hemos estado hablando durante algún tiempo. Las reglas son bastante claras sobre lo que está permitido en los sistemas de dirección y estamos seguros de que cumple con todos esos requisitos” comentó Allison.

“Estaba al tanto desde hace mucho tiempo, no es un proyecto rápido. Creo que la primera vez que escuché algo fue hace casi un año” mencionó Valtteri Bottas.

Las sensaciones no son tan extrañas, el sistema funciona muy bien. Es bastante sólido y nunca hace nada raro, sólo mueves el volante si quieres. Pudimos simularlo de diferentes maneras y probarlo con algunas herramientas de simulación antes de instalarlo en el coche. Está bastante bien diseñado y es fácil de usar” agregó el finlandés.

¿En qué consiste el DAS?

En su explicación más simple posible, el DAS permite cambiar el ángulo en el cual se encuentran los neumáticos delanteros del auto para beneficiar el manejo a altas velocidades, sobretodo en rectas largas. Esto se logra acomodando la distancia del volante con respecto al piloto (hacia delante o hacia atrás).

Como se ha visto durante los tests en Barcelona, el rango de ajuste del volante puede ser cambiado en marcha, modificando la forma en que los neumáticos tienen contacto contra el asfalto.

Su beneficio real en carrera aún está por verse. Mercedes asegura que esto le puede representar ganancias en la velocidad punta, sobretodo en circuitos de rectas largas. Así mismo, el cambio en el ángulo podría ayudar a un uso más eficiente del caucho de las llantas y una temperatura más pareja en las mismas.

Pero al ser un instrumento novedoso, y una interpretación a la regla totalmente distinto a lo que otros equipos han realizado, se encuentra en una ‘zona gris’ para entender si sus beneficios compensan el costo y tiempo de desarrollo. Ferrari ha comentado que desarrollar algo similar podría tomarle cerca de medio año.

Entretanto, otros equipos de mitad de tabla como Racing Point o Haas han descartado realizar esta mejora, por los sobrecostos en recurso humando y técnico cuando está a punto de iniciar el campeonato.

La legalidad del DAS

Según la información comentada por el equipo alemán, el sistema sería plenamente legal conforme a las reglas de la temporada 2020, lo que significaría que podrían utilizar este desarrollo sin ningún problema ni riesgo por las protestas de otros equipos, quienes podrían argumentar que el DAS es ilegal al “permitir cambiar los reglajes de suspensión en carrera”, algo que violaría las reglas de parque cerrado.

No obstante, analistas técnicos de la categoría han afirmado que para 2021 -con un nuevo desarrollo de auto y costos- ya sería considerado ilegal, así que solo podría usarse este año.

En particular, el reglamento de 2021 establece que los sistemas de dirección no pueden tener múltiples ejes, así como un control más estricto a los desarrollos de la suspensión.