En 1970, Mario Andretti tuvo una de sus victorias más impresionantes cuando todo parecía terminado para su conducción a bordo de una Ferrari. Un manejo de otro nivel que lo llevó a la gloria.