Foto: McLaren

Lo que apuntaba a ser un final emocionante y cerrado entre pilotos profesionales de la Indycar Series y otros invitados, se convirtió en una polémica definición por el triunfo en una carrera de simulador.

En lo que fue la sexta y última fecha del Indycar Challenge, la serie de carreras virtuales oficiales del campeonato mientras pasa el tiempo de aislamiento social por el Covid-19, una apretada y (en su mayoría) respetable carrera terminó con cuatro pilotos afectados en dos incidentes en la última vuelta. (Video: revive la carrera completa del Indycar Challenge aquí)

Estos dos momentos han abierto una polémica por el manejo y seriedad con la que están llevando a cabo sus acciones en los simuladores.

Simon Pagenaud y Lando Norris protagonizaron el momento de mayor tensión, pues a pocos giros del final el británico y el francés chocaron, quitando las posibilidades de triunfo al vigente campeón de las 500 Millas de Indianápolis.

Tras ese incidente, y mientras esperaba volver a salir de los pits, el francés explotó y en su transmisión online fue claro en cuanto a su plan:

“Voy a sacar a Lando”, dijo al tiempo que salía de su caja de boxes, habiendo quedado varias vueltas abajo con respecto a la punta.

Acto seguido, preguntó a su spotter el lugar de la pista en donde se encontraba Norris. Y eso fue lo que pasó, como se pudo ver en la transmisión del galo:

La situación escaló rápidamente. Zak Brown, directivo de McLaren (jefe de equipo de Lando Norris en F1, y también directivo del equipo de Indycar Arrow McLaren SP) fue enfático en esperar una sanción por parte de la Indycar Series, al ser un evento oficial de la categoría:

“No es lo que esperas de un campeón” comentó Brown en su cuenta oficial de Twitter

Te puede interesar también: NASCAR anuncia su calendario de regreso →

Mientras Norris y Pagenaud retiraron sus autos, en la última vuelta ocurrieron otros dos incidentes, el primero en la curva 4 cuando colisionaron Marcus Ericsson y Patricio O’Ward, y en los últimos metros entre Santino Ferrucci y Oliver Askew. Este último fue el que también levantó ampolla, dado el movimiento de Ferrucci similar a un barrido de pista.

La carrera, al final de todo, fue ganada por el australiano Scott McLaughlin, quien venía en quinta posición un par de giros antes, y aprovechó estos incidentes para llevarse el triunfo en el cierre del campeonato.

¿Los pilotos profesionales se están tomando en serio las carreras virtuales? ¿Consideran que, al no haber riesgo de heridas, pueden intentar cualquier cosa? ¿No le dan la importancia necesaria a sus acciones en estos tiempos? Los invitamos al debate.

Más simracing: mira aquí la tercera fecha de #Racing4TheCrew →