Foto: Williams Racing

Una de las victorias más memorables del deporte colombiano en toda su historia se dio un día como hoy, 1 de junio del año 2003, en Montecarlo. Juan Pablo Montoya se coronó ganador de la carrera más prestigiosa de la Fórmula 1.

Luego de dos temporadas completas en el mundial de F1, Juan Pablo Montoya ya había sentido las dos caras de la moneda en Montecarlo: la decepción de haber chocado apenas iniciando la carrera en su debut en 2001, seguido por la pole position en 2002 y una carrera que se le escapó de las manos con una arrancada mejor por parte del británico David Coulthard.

En 2003, con un Williams a la altura de los Ferrari y McLaren, el bogotano tuvo en sus manos la mejor chance de pelear por el título mundial, y su primera carrera de demostración fue precisamente en las calles del principado. A un poderoso motor BMW y un chasis afinado, se le sumó una gran mejora para esa temporada: las llantas Michelin de perfil ancho, que parecieron creadas a la medida del auto de Frank Williams y al estilo de manejo del piloto colombiano.

Foto: Williams Racing

En las prácticas, Juan Pablo rodó con buen ritmo pero sin ser el más rápido, honor que quedó en manos de su compañero de equipo, el alemán Ralf Schumacher. Montoya arrancaría tercero, pero desde la arrancada se pondía en posición de lucha por la carrera, gracias a un buen ritmo de competencia similar al de su coequipero.

El momento clave de la carrera llegó en la secuencia de detenciones en los pits, donde Montoya giró con un ritmo demoledor y le sacó la ventaja en pista necesaria a Ralf para ubicarse líder de competencia, mientras el menor de los Schumacher terminaría apenas en la cuarta posición.

Con un manejo maestro, gracias a su talento pero también gracias al trabajo juicioso de su equipo en zona de pits, Montoya cruzó la meta del 61er Gran Premio de Mónaco con una ventaja de menos de 2 segundos con respecto al tercer clasificado, Michael Schumacher (Ferrari). En medio de los dos se ubicó Kimi Raikkonen (McLaren Mercedes).

Foto: Williams Racing

Ese día el colombiano se convirtió en el tercer piloto en ganar la carrera más prestigiosa del mundial con un auto de Williams Racing, y el primero desde Keke Rosberg en 1983. Desde entonces ningún otro auto de Williams ha ganado este Gran Premio.

Te invitamos a votar en nuestra encuesta: