NASCAR e IMSA ya han anunciado competencias con público en sus tribunas. ¿Cambiará esto el planteamiento de las otras categorías grandes?

Luego de reiniciar las carreras con estrictos protocolos de bioseguridad, los campeonatos de automovilismo en Estados Unidos comienzan a buscar el retorno de los espectadores a las tribunas de sus imponentes escenarios, con miras a regresar a una “mayor normalidad” luego de tres meses complejos con la pandemia mundial por el Covid-19.

Las tres divisiones nacionales de NASCAR han dado el primer paso. Con 1.000 espectadores en la fecha disputada el pasado 14 de junio en el óvalo de Homestead (donde estuvieron presentes las tres categorías: Cup, Xfinity y Trucks), se abrió esta posibilidad luego de múltiples fechas sin público en las tribunas, donde se han afinado los protocolos de seguridad para pilotos, equipo, personal de la organización y la limitada cantidad de prensa que se ha permitido dentro de cada circuito.

Calendario: consulta las fechas de regreso de los campeonatos aquí →

Por su parte y aunque no ha regresado a competencias aún, el Campeonato IMSA ya ha confirmado que en su primera competencia de vuelta, la Daytona 240 que se va a disputar el próximo 4 de julio, tendrán a 5.000 espectadores en tribuna. La venta y el acceso a las gradas estará limitado solo a residentes del estado de Florida, y deberán portar tapabocas durante todo momento, así como mantener el distanciamiento social.

Esto dijo el presidente del Daytona International Speedway, Chip Wile:

“Hemos esperado por mucho tiempo para darle la bienvenida de vuelta a la pista a nuestros leales fanáticos. Ha habido un largo y extenso trabajo de planeación con el staff de la pista, IMSA autoridades del gobierno y la salud, y también con NASCAR [quienes son los dueños de la pista] para traer de vuelta a los espectadores”.

NASCAR hará lo mismo con 5.000 espectadores, todos oriundos de 100 millas a la redonda del Talladega Superspeedway, en un sistema de venta de boletería por sorteo que, al momento de cierre de esta publicación, ya está en marcha. Los protocolos de acceso, distanciamiento social y limpieza se esperan que sean igual de estrictos que en la primera prueba realizada en Homestead.

Y es que la apuesta de NASCAR por el público es seria: esperan tener a 30.000 fans en las tribunas del óvalo de Bristol, para cuando se dispute la carrera de estrellas (All-Star Race) el 15 de julio:

“Este será el evento más grande realizado con público desde que inició la pandemia. El estado de Tennessee [donde queda ubicado Bristol] nos ha dado la aprobación para albergar hasta 30.000 fanáticos de NASCAR en la carrera de estrellas de este año. Estamos emocionados por ello, se trata de traer diversión y construir recuerdos que duren toda la vida, y creo que en Bristol lo podemos hacer” dijo Marcus Smith, presidente de SMI, empresa dueña del óvalo de Bristol, al programa ‘NASCAR Hub’ emitido en EE.UU.

También te invitamos a leer: La Fórmula 1 podría correr en un “casi óvalo” este año →

Estas iniciativas que están llevando a cabo los dos campeonatos podrían dar las pautas para las demás categorías que ya han regresado a la acción -como es el caso de Indycar- o para las que vienen en camino durante el mes de julio -como la Fórmula 1 o el MotoGP-. Estas categorías no han mencionado su intención de traer público a las tribunas, aunque la dirigencia de la Indycar Series y del óvalo de Indianápolis han indicado su intención de que la Indy 500 se realice con público el próximo mes de agosto.

NASCAR continúa con la disputa de sus carreras para tratar de completar su calendario de 36 eventos. Por su parte, IMSA comenzará con la carrera en Daytona su objetivo de completar 11 eventos hasta final de año, con la realización de las 12 Horas de Sebring como final de temporada el 14 de noviembre.