Los accidentes de las 500 Millas de Indianápolis

568

Aunque fueron pocos comparados con otros años, las 500 Millas de Indianápolis dejó cuatro accidentes para recordar en la edición 2020.

Por más que se corrió sin público, la Indy 500 no estuvo exenta de emociones, drama y accidentes. En total fueron 7 banderas amarillas las que pasaron en esta competencia, ganada por el japonés Takuma Sato, quien suma así su segunda corona en Indianápolis.

Estos fueron los accidentes que marcaron la edición 104 de la carrera más famosa del mundo, las 500 Millas de Indianápolis.

Spencer Pigot protagonizó el accidente más fuerte

A cinco giros del final el piloto del auto #45 del equipo Rahal Honda fue el partícipe del golpe más duro de toda la Indy 500. Tras perder el control de su máquina en la salida de la curva 4, salvo su auto de impactar contra el muro interno pero no pudo evadir la barrera que divie la zona de pits.

Un choque que determinó la carrera a favor de su coequipero Takuma Sato, pues faltando tan poco para el cierre de la carrera no era factible sacar bandera roja, arreglar y reiniciar la carrera.

La rabia de Alexander Rossi le costó la carrera

Uno de los candidatos a ganar las 500 Millas de Indianápolis terminó contra el muro. Se trató de Alexander Rossi, quien venía remontando con su Andretti Honda #27 luego de haber sido sancionado por un golpe a Takuma Sato -a la postre ganador de la carrera- en la zona de pits. Enfurecido con las autoridades, se bajó del auto por sus propios medios.

Dalton Kellett también golpeó el muro

En la vuelta 87, el novato Kellet perdió el control de su máquina tratando de superar a Ben Hanley en la curva 3 del óvalo.

Sigue a ColMotorFans en Twitter

¿Oliver Askew y un error de novato?

En la vuelta 91, y justo al momento de reiniciar la carrera tras el accidente de Kellett, Conor Daly perdió el control de su auto y detrás de él Askew no pudo frenar a tiempo y trompeó su auto fuertemente, golpeando el muro interno de la curva 4. Un accidente aparatoso que no dejó consecuencias físicas para ninguno de los dos.

Marcus Ericsson no pudo cerrar un buen mes

El sueco, ya con la experiencia de la Indy 500 de 2019, mejoró bastante a bordo del auto Ganassi #8 este año. Pero todo lo bueno que mostró durnate prácticas y clasificación no lo pudo transformar en una carrera positiva, pues en la vuelta 25 chocó contra el muro y fue uno de los primeros abandonos.

Alex Palou terminó mal dos semanas muy positivas

Otro de los novatos que destacó pero no pudo concretar una buena carrera fue el español Alex Palou. Brillando mucho más durante las dos semanas que su compatriota Fernando Alonso, Palou mostró un buen manejo de su auto Dale Coyne Honda #55 en prácticas y se metió en el fast-nine para luchar por la pole. Pero en carrera el ritmo de competencia fue mayor a lo que pudo manejar, y en el giro 121 terminó su participación en las ‘500’.

James Davison terminó su carrera temprano con un incendio

Problemas en los frenos de la rueda delantera derecha causaron un voraz incendio en la parte delantera del auto #51 del australiano James Davison, quien no alcanzó a regresar a los pits y tuvo que retirarse temprano en la carrera.